Δευτέρα, 26 Φεβρουαρίου 2018

ΑΛΒΕΡΤΟ ΡΟΥΒΙΟ!




ALBERTO RUBIO


COMENSAL

Arrimado a la esquina de la mesa,
fiel, infinito el son de mi cubierto,
quisiera seguir siendo siempre el mismo Alberto
Rubio resucitado con su presa.

¡Qué olorosa la carne me embelesa
dorada, tan real, y tan despierto
de mis sentidos yo, por fin tan cierto
que la separación de amigos cesa!

Brindis ahuyentan hoy mutuos agravios,
pero injurias del Tiempo corporales
ni dependen jamás de humanos labios

ni de la ingratitud de los mortales,
tampoco del perdón nuestro de sabios
cristianos y felices comensales.

Δεν υπάρχουν σχόλια:

Δημοσίευση σχολίου