Παρασκευή, 6 Απριλίου 2018

ΧΟΥΑΝ ΡΑΜΟΝ ΧΙΜΕΝΕΘ!




JUAN RAMÓN JIMÉNEZ


ROSAS MUSTIAS DE CADA DÍA

Todas las rosas blancas de la luna caían,
por la ventana abierta, en el cuerpo desnudo …
Mirando aquellas carnes blandas que florecían,
hundido entre mis sueños, yo estaba absorto y mudo.

¡Oh su sexo con luna! ¡Esencia indefinible
de su sexo con luna! Hervían los blancores
de la carne, y el rostro, perdido en lo invisible
de la penumbra, lánguido, cerraba sus colores.

Era el enervamiento del dolor … Y cual una
rosa de treinta años, opulenta y desierta,
el cuerpo blanco se elevaba hacia la luna
frío, espectral, azul, como una pompa muerta …

Δεν υπάρχουν σχόλια:

Δημοσίευση σχολίου