Κυριακή, 16 Αυγούστου 2015

HORACIO PRELER (1929 - 2015) ΤΟΥ ΣΕΣΑΡ ΚΑΝΤΟΝΙ




CESAR CANTONI


HORACIO PRELER (1929 - 2015)

Ayer, “entre los muchos libros
que lo encallecieron”, murió Horacio Preler.
Había nacido hace 85 años,
en un barrio con calles de adoquín.
Fue abogado por elección,
poeta por naturaleza.

Hace más de tres décadas,
nos conocimos en una librería,
pero entonces no hablamos:
señal de una amistad que habría de ser callada.

Una vez escribió: “Un poeta muere
como cualquier hombre.
Se desploma de pronto
o padece una larga enfermedad”.
Ayer, Horacio murió como cualquier poeta
y lo guiaron hasta el cementerio.

Escribió también: “Uno se lleva todo”.
Y todo se llevó consigo: “Sus historias,
la clave de sus miedos, la lóbrega codicia,
la indiferencia, el odio,
los almanaques viejos...”

Dejó como legado, sin embargo,
algunos textos imprescindibles
–“Símbolos”, “Casa vacía”, “El señor Gianni”...–,

que quieren ser abrigo
para la extranjería del hombre.
Fue un viajero extrañado
en una ciudad desconocida
–un empleado del tiempo–,
buscando las llaves esquivas
de “la sabiduría absoluta”.

Si algún conocimiento halló, sólo él lo sabe.
Ahora duerme sin prisa, desasido,
entre los muros del cementerio de La Plata,
donde siempre es dable escuchar
el canto de los pájaros.

La Plata, 7 de agosto de 2015


Δεν υπάρχουν σχόλια:

Δημοσίευση σχολίου