Τρίτη, 19 Αυγούστου 2014

ΦΕΛΙΠΕ ΒΙΓΙΑΡΟ!




FELIPE VILLARO


MEDIODÍA

Los acordeones y los bajos
suenan graves y apacibles
en este bar de la calle 48
en el que nadie atiende a la música
sino a sus cosas.

Ignoro por qué
pero está aquí el príncipe de los lirios,
que ha venido desde Cnossos.
También está Homero
que observa distraído,
pero satisfecho,
cómo sus dos rivales siguen corriendo en torno de la ciudad:
Héctor siempre adelante.
Y Aquiles, el de los pies ligeros,
persiguiéndolo.

A través del vidrio empañado
veo pasar la niña rubia,
el vendedor de cuchillos,
la florista con sus claveles húmedos y marchitos,
y algunos hombres
y algunas mujeres
que van y vienen.

En esta pequeña historia
que cabe en el pocillo de café
todos los que pasan
y yo con ellos,
seguimos corriendo en torno de la ciudad,
aunque nadie nos persigue.

Δεν υπάρχουν σχόλια:

Δημοσίευση σχολίου